Saltar al contenido
605 980 958

Hay Plazas Concertadas

Residencia para Mayores Santa Ana - Málaga

como decir a tu madre que la llevas a una residencia

Como Decir a tu Madre que la Llevas a una Residencia

como decir a tu madre que la llevas a una residencia

El cuidado de mayores en Malaga es un reto. Y proporcionar los cuidados necesarios a una persona dependiente es una tarea complicada. Sin embargo, hasta las personas que pueden con todo se ven superadas. Llegado el momento de tener que hacer el ingreso en una residencia. ¿Cómo decir a tu madre que la llevas a una residencia?

Hay varias claves a seguir, siempre pensando que se está haciendo lo mejor por la persona querida. Se puede decir que hay dos fases, antes del ingreso y el periodo de adaptación a la residencia.

Claves de Como Decir a tu Madre que la Llevas a una Residencia

Muchas personas sienten que están fallando en su deber cuando deciden que van a usar los servicios de residencias de ancianos en Malaga. Esto no tiene porqué ser así. Y muchas veces se está negando a la persona mayor la atención necesaria.

Por mucho que se quiera a una persona hay cosas para las que no se está preparado. Si la situación de dependencia del anciano sobrepasa a la persona cuidadora. Es mejor que ingrese en una residencia.

Algunos consejos sobre como decir a un anciano que va a una residencia son
  1. Comunicación: reunir a toda la familia y hablar con sinceridad sobre la situación. Comente las ventajas y los inconvenientes de una residencia y resuelva las dudas de sus familiares.
  2. Tiempo: es importante no esperar hasta el último momento para hablar. Es decir, consulte con la persona dependiente como vería su traslado a una residencia antes de que su situación sea insostenible. El tiempo ayuda a las personas mayores a hacerse a la idea.
  3. Cuidados: uno de los puntos a tener en cuenta es la cantidad y calidad de los cuidados que puede dar a la persona que cuida. Es decir, en una residencia el cuidado de personas mayores en Malaga es constante y realizado por profesionales.
  4. Compañía: muchos ancianos están solos y reciben los cuidados en momentos puntuales. Además, según el grado de dependencia puede que no salgan a la calle, ni reciban visitas. En una residencia de ancianos podrá compartir el día a día con otras personas. Y hacerse compañía mutuamente.
  5. Consenso: si se ha hablado con franqueza de la situación. Y las opciones son claras. Las personas mayores saben reconocer su estado.
  6. Adaptación: hay que ayudar a que la persona mayor se adapte a la residencia. Y hacer visitas periódicas, mostrando cariño. También hay que evitar discusiones con el anciano o entre los miembros de la familia. Una vez se pasa el periodo de adaptación, la gran mayoría de los ancianos se quedan en la residencia de buena gana.

Hay una diferencia entre dejar a tu madre en una residencia y llevar a mi madre a una residencia. La primera actitud parece dar a entender que se termina la relación y usar ese tipo de lenguaje puede ser un poco desalentador. Hemos visto muchas veces que cuando una persona dice mi madre no quiere ir a una residencia o mi madre no se adapta a la residencia, no se han seguido los consejos de esta entrada.

Siempre en Positivo

Además de los consejos para decir a tu madre que la llevas a una residencia, hay una cosa a tener en cuenta. Mantener una actitud positiva es esencial para conseguir que se den todos los puntos anteriores.

Su madre puede percibir la forma en la que usted y sus familiares afrontan la situación. Y estará mucho más sensible si cree que algo anda mal. Cuando vaya a visitar la residencia por primera vez haga todo lo posible para que la experiencia sea amena y agradable. Que su madre quiera volver. Así, la adaptación será más rápida.

Durante el ingreso

Las despedidas siempre son duras. Y pese a creer que se toma la decisión correcta, siempre se queda una espina clavada en el corazón al llevar a una madre a una residencia. Por eso hay que prepararse para el ingreso de la misma forma que para afrontar todo el proceso. Con diálogo, actitud positiva y el apoyo de toda la familia.

  1. Tener todo el equipaje preparado es esencial. Además, si prepara el equipaje con gracia, su madre sentirá que inicia un viaje. Y los comienzos siempre son más positivos que los finales.
  2. Dedicar más tiempo: por otro lado, tener todo preparado permite dedicar más tiempo a estar con su madre en el momento del ingreso. Lo que suaviza la situación. 

 

Mi Madre no Quiere Ir a una Residencia

Mi madre no quiere ir a una Residencia

¿Que hacer cuando un anciano no quiere estar en la residencia?. Hay alternativas a una residencia, pero suelen ser de carácter temporal. Los centros de día dan un alivio en las horas de trabajo y los cuidados domiciliarios sirven para que la persona cuidadora no se vea superada en las tareas diarias.

No obstante, llegará el momento en el que no se puedan dar los cuidados necesarios. ¿Puedo llevar a mi madre a una residencia si ella no quiere? No sin una resolución judicial. Y por este motivo lo mejor es conseguir que su madre acceda voluntariamente al ingreso.

Residencia Santa Ana tiene unas instalaciones amplias con terrazas y jardines con vistas al Valle del Azahar. Un lugar con 45 plazas para evitar masificaciones y proporcionar la atención que sus mayores necesitan. Consulte disponibilidad de plazas sin compromiso.

RESERVA DE PLAZAS

 

 605 980 958

 

Cómo superar dejar a tu madre en una residencia

Hay que tener en cuenta que el ingreso en una residencia debe hacerse en favor del ser querido. Bajo este punto de vista, se ha hecho algo bueno. Se garantizan unos cuidados de calidad. No obstante, este es el primer paso. Para superar el sentimiento de culpa por llevar a tu madre a una residencia hay que tratar:

  1. Búsqueda: de una residencia de ancianos Malaga o una residencia de mayores Malaga que cumpla con todas sus exigencias. De esta forma, usted estará más tranquilo y su ser querido tendrá todos los cuidados necesarios.
  2. Mantener el contacto: las llamadas telefónicas diarias para mantener el contacto son esenciales. Además, pregunte a su madre sobre el día a día de su estancia. Compruebe que está bien.
  3. Visitas: para seguir con el contacto cercano con su madre, haga visitas semanales. Siempre que pueda. En Residencia Santa Ana tiene una libertad de horarios de visita para facilitar que vea a su madre sin problemas.
  4. Apoyo de la familia: es fundamental para superar el periodo adaptación residencia. Si su familia apoya la decisión y se ayuda mutuamente, es más fácil superar los sentimientos de culpabilidad.
  5. Compañeros y cuidadores: durante las visitas puede hablar con los compañeros de su madre. Y con el personal de la residencia. Ya que conocer el entorno en el que vive su madre, puede comprobar de primera mano que está bien cuidada.

Nuestra residencia ancianos Malaga es su mejor opción, su madre estará bien cuidada. Disfrutará de servicios para mantener y mejorar su salud, como terapia ocupacional y fisioterapia de rehabilitación. Además es una de las residencias tercera edad Malaga mejor situadas. Si todavía tiene alguna duda puede pedir una cita y visitar las instalaciones.

se puede ingresar a un anciano en una residencia sin su consentimiento

¿Se puede obligar a un anciano a ingresar en una residencia?. Esto es posible siempre que lo autorice un juez, cuando dictamine que una persona ha perdido sus capacidad de decisión. El proceso de incapacitación legal no anula sus derechos. Ni queda privado de libertad. Es decir, la persona simplemente ya no puede decidir sobre su internamiento. Pero sigue siendo un ciudadano con sus derechos y obligaciones. Dependiendo del grado de incapacidad de la persona, se establecen dos niveles de incapacitación:

  • Incapacidad parcial: le impide decidir sobre ciertas cuestiones, determinadas por el juez. Y seguirá teniendo autonomía en otras. Para aquellas decisiones en las que no puede decidir, un curador toma la decisión. El curador es responsable de la decisión. Y puede ser una persona física o jurídica.
  • Incapacidad total: la persona no tiene capacidad de realizar actos de carácter jurídico. El responsable del mayor es su tutor. Y tomará las decisiones legales y burocráticas por la persona tutelada. El tutor puede ser una persona física o jurídica.
    Requerimientos ante el juez

    Para que un juez determine que una persona no es capaz de valerse por si misma. Y necesita ser incapacitada, deben dar una serie de requerimientos:

  • Deterioro mental: ya sea por enfermedad o lesiones. Entre las que se encuentran, la psicopatía incapacitante, el trastorno de personalidad, la psicosis crónica, los trastornos demenciales y las compulsiones (Ludopatía, Alcoholismo, Drogodependencia).
  • Documentos: informes médicos que certifiquen la discapacidad. Así como las pruebas diagnósticas para determinar el estado mental de la persona.
  • Informe Sitges: en el que se valora la capacidad de autogobierno, toma de decisiones, condiciones neurológicas. Y todos los demás factores que determinan la capacidad de toma de decisiones.
  • Audiencia: se entrevista a las personas más allegadas del anciano.
  • Examen forense: que ratifique las observaciones de las pruebas documentales presentadas.
  • Entrevista personal: el juez debe formar una opinión sobre las condiciones mentales del anciano. Y para ello es necesario que se produzcan una o varias entrevistas.


Asi que se puede llevar a un anciano a una residencia sin su consentimiento. Y aunque el resultado es el mismo en cuanto a que debe ser autorizado por un juez existen dos vias para hacerlo. 

  1. Ingreso Involuntario. Este procedimiento permite hacer el ingreso a partir de un informe médico de especialista que lo acredite. No obstante, tras el ingreso un juez deberá aprobar dicho ingreso. A efectos prácticos para los familiares es más rápido y menos costoso. Por lo tanto desde nuestra residencia de mayores recomendamos hacerlo por esta via. ¿Cómo solicitar ingreso involuntario residencia?. Es muy sencillo, primero se solicita cita al especialista, ya sea neurologo, psiquiatra, etc. Si tras la cita dicho especialista emite el informe correspondiente ya es posible realizar directamente el ingreso en la residencia. Una vez dentro ya se comunica al juez quien debe autorizar dicho ingreso.
  2. Incapacitación legal. Este procedimiento no está ligado necesariamente al ingreso en residencia de mayores. Por lo tanto tiene otras muchas implicaciones. dicho proceso ya se ha explicado.

 

 

BUSQUEDAS REALIONADAS: que hacer si un anciano no quiere ir a una residencia, mi mama no quiere ir al geriatrico, como llevar a un padre a un geriatricoresidencia de mayores en Malaga, Residencias de ancianos en Malaga, Residencias de ancianos en Granada, mi madre no se adapta a la residencia, residencia ancianos malaga, residencia para mayores málaga, residencias de ancianos precios, se puede tener a una persona mayor en una residencia contra su voluntad, ingreso no voluntario residencia ancianos, ingreso urgente en residencia, protocolo ingreso involuntario residencia mayores