Saltar al contenido
605 980 958

Hay Plazas Concertadas

Residencia para Mayores Santa Ana - Málaga

maltrato a los mayores

Maltrato a los mayores

maltrato a los mayores

Maltrato a los mayores, un problema real

El maltrato a los mayores es un problema de la sociedad actual. Es tan común como el maltrato de género o el infantil. La diferencia con los otros maltratos es que el mayor no lo denuncia por miedo o por desconocimiento. En las residencias de ancianos en Málaga tratamos de combatir toda esta violencia. Y hay que recordar que ante la sobrecarga de cuidados y el estrés de vivir con una persona mayor dependiente pueden desembocar en este tipo de maltrato a los ancianos. Por lo que acudir a un centro de día o una residencia de ancianos es esencial como prevención.

Maltrato a los mayores en el ámbito familiar

Cuando las personas maltratadas son personas mayores, generalmente dependientes o con escasos recursos, sin señales físicas, son imposibles de detectar.

El maltrato mayor es un problema de la sociedad actual debido al aumento de la esperanza de vida. Esto no significa que no existiera anteriormente. Vivir un mayor número de años, ha hecho que los ancianos sean un pilar fundamental de nuestra sociedad y se les preste bastante atención. Como los ancianos no suelen denunciar, esta lacra se convierte en un maltrato silencioso a personas mayores.

Existen múltiples ayudas y servicios sociales creados para favorecer el bienestar de nuestros mayores. Estos incluyen sistemas que permiten denunciar los maltratos que puedan sufrir, entre ellos la teleasistencia o el teléfono de emergencia.

Según la OMS, el 6% de los mayores se encuentran en riego de maltrato en los hogares. Siendo conscientes de esto, el 15 de junio se celebra el día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato a la Vejez.

Abusos a los ancianos

En 1989 en la Asamblea Médica Mundial celebrada en Hong Kong, se puso de manifiesto el problema del maltrato al mayor. Donde los profesionales sanitarios toman conciencia de la importancia de adoptar medidas de prevención de abusos y abandonos. Y trasladar esta concienciación a la población general. En la Asamblea se expusieron las diferentes formas de maltrato que puede recibir el mayor:

-Abusos físicos, psicológicos o sexuales. En estos apartados también se recogen la falta de cuidados higiénicos, de descanso o alimentación.

-Abusos materiales o financieros.

-Maltrato médico, abandono o desatención.

Estas formas de abusos suelen ser cometidas por familiares allegados, cuidadores o profesionales sanitarios. Es importante que la sociedad tome conciencia de todo esto.

Factores que aumentan el riesgo de que un mayor sea maltratado:

-Sufrir algún tipo de demencia.

-Tener alguna discapacidad física o psíquica.

-Tener depresión o bajo ánimo.

-Problemas de alcohol o drogas.

-Si muestra una conducta negativa, desafiante o retenida.

-Si el mayor ha sido maltratado de ante mano por otros.

Con la finalidad de prevenir el maltrato, tanto médicos como profesionales sociales han de estar adecuadamente formados. De esta manera podrán detectar fácilmente un posible caso de abuso.

Signos del maltrato a ancianos

Manifestaciones que permiten detectar el maltrato:

-Aspecto descuidado del mayor. Ropa sucia, desaliño o vieja.

-Cambio de rutina, como no salir en días cuando antes salía todos.

-El mayor da un bajón en pocos días, se le ve más delgado, mala cara, mal aspecto, o no habla con la misma vitalidad.

-No acude a por las medicinas cuando debería hacerlo.

Cualquier manifestación de abuso al mayor le afecta mentalmente. Según expertos en psicología geriátrica, el mayor maltratado por su cuidador debido a su dependencia, le lleva a la desesperación, inseguridad o desesperación. Todo esto además de fomentar su tristeza o depresión, le lleva al descuido o abandono.